Viajar a Escocia de mochilero: qué ver gratis en Edimburgo

Edimburgo

Los principales museos son gratuitos, e incluso es posible pasear por la ciudad subterránea sin pagar entrada. Edimburgo bajo coste: excursiones y trucos.

La capital de Escocia, con sus edificios e iglesias de cuento, es una ciudad perfecta para una escapada romántica de fin de semana o un viaje con niños (si el frío lo permite). Pero también es un lugar adecuado para viajes de mochilero o con poco presupuesto, ya que hay bastantes hostels baratos y muchas atracciones turísticas y excursiones gratuitas.

Tour independiente: explorar los closes

Pasear por las calles de Edimburgo es gratis y es una experiencia única, especialmente con es la estructura de la Old Town o ciudad antigua, con estrechos callejones a ambos lados de la avenida principal, la Royal Mile.

Estos callejones se llaman closes y son una forma muy interesante de recorrer la ciudad, pasando por ellos y descubriendo lo que esconden. La decoración de la entrada se refiere normalmente a la actividad que allí se realizaba, y por ejemplo los peces del Old Fishmarket Close servían como reclamo publicitario para pescaderías y pollerías.

Algunos destacados son el Advocate’s Close, desde donde se ven unas vistas muy buenas de la New Town o el Dunbar’s Close, donde hay un pequeño jardín desconocido para la mayoría de los viajeros.

Museo Nacional, de la oveja Dolly a William Wallace

Más allá del concepto de museo puramente histórico, el Museo Nacional de Escocia tiene actividades entretenidas para todos los públicos. Por ejemplo, se puede ver un funcionamiento una copia de la máquina de vapor de James Watt, hacerse una foto junto a la oveja Dolly disecada o probarse trajes de época.

[publi]

En sus siete plantas de exhibiciones también se realiza, con una audioguía gratuita en español o tours diarios en inglés, un exhaustivo recorrido por la historia escocesa, con especial atención a las guerras de independecia lideradas por William Wallace y Robert the Bruce.

El Museo Nacional de Escocia abre todos los días de 10.00 a 17.00, es gratuito y está situado en el puente George IV.

Un paseo junto al río, de las galerías de arte al Jardín Botánico

Una zona muy recomendable para el viajero independiente es Dean Village, a quince minutos de Princes’ Street. Se puede hacer un paseo que comience en las galerías de arte moderno, con esculturas e instalaciones en el exterior, y seguir la tranquila margen del río Water of Leith, poco frecuentada por turistas. Casi al final del recorrido está el Jardin Botánico, que también es gratuito. Las galerías abren todos los días de 10.00 a 17.00 y el Jardín Botánico abre a la misma hora y cierra a las 16.00 en temporada baja y a las 18.00 entre febrero y noviembre.

La ciudad subterránea de Edimburgo, gratis

Hay varias excursiones que visitan la ciudad subterránea, pero también hay un truco de bajo coste para mochileros: se puede ver yendo de bares. Varios pubs tienen sus instalaciones en zonas que antiguamente eran parte de la ciudad subterránea de la capital escocesa. El más interesante es el Banhsee’s Labirynth, situado en Niddry Street y que asegura ser “el pub más embrujado de Edimburgo”. No es sencillo toparse con fantasmas -si no se cuenta a las bandas de rock que tocan allí-, pero se puede pasear por sus salas, como su nombre indica, laberínticas, y ver lo mismo que en los tours de pago totalmente gratis.

Las ‘catedrales’ de Edimburgo: San Giles y Santa Mary

Aunque se conoce como catedral, la iglesia de San Giles, en plena Old Town, es en realidad lo que se conoce como ‘High Kirk’, que es el nombre de los templos centrales del protestantismo presbiteriano. Tecnicismos aparte, merece la pena entrar para ver las vidrieras, el órgano y sus curiosos símbolos nacionalistas, con banderas en las sillas y en la cúpula y el relieve de tres querubines tocando la gaita en la Capilla del Cardo. Es gratuita y abre de 10.00 a 17.00.

La auténtica catedral es la de Santa Mary, de culto episcopaliano y situada en la New Town, a cinco minutos de las tiendas de Princes’ Street. Además del apabullante exterior de iglesia gótica, el coro canta con órgano todos los días: un concierto de música sacra gratuito.

Hogwarts, el colegio de Harry Potter

Un viaje con niños a Edimburgo puede ser muy económico si se busca alojamiento en un hostel familiar y se buscan actividades baratas y entretenidas. Una de ellas es visitar, por fuera, el llamado “castillo de Harry Potter”, el colegio Herriots. En realidad, esta escuela elitista no ha sido el escenario de las películas del niño mago sino, como dice la tradición popular, la que sirvió de inspiración a J.K. Rowling para crear su famoso castillo de Hogwarts. Hay una entrada por el cementerio de Greyfriars pero no está abierto al público, ya que sigue funcionando como centro escolar (donde se puede estudiar por el módico precio de 6.000 libras anuales).

Edimburgo a vista de pájaro: Calton Hill y Arthur’s Seat

Es cierto que las vistas desde el castillo de Edimburgo son impresionantes, pero hay que pagar 12 libras por la entrada. La geología de Edimburgo, con varios volcanes extintos rodeando el casco urbano, permite ver los alrededores sin mucho esfuerzo. Desde la colina de Calton Hill, al final de Princes’ Street, se ve toda la ciudad y el estuario Forth of Fife con una subida muy suave de apenas cinco minutos.

Los más aventureros pueden subir a Arthur’s Seat, adonde se llega caminando desde la Royal Mile. Aunque pareza un gran desafío, llegar a la cima apenas cuesta quince minutos y hay un camino de fácil acceso, y desde su cima se ve toda la comarca de Edimburgo y el Mar del Norte.

Además, si se añaden cinco libras se pueden probar alguna comida y bebida típicas e in cluso ir de compras, y con cinco o diez libras más se puede hacer uno de los llamados ‘tour gratis’ por la ciudad antigua, en la que los experimentados guías trabajan por propinas.

1 Comment

  1. Juanjo López dice:

    Estupendo artículo sobre Edimburgo. Has sabido reunir sugerencias para desentrañar la ciudad paseando, que es como mejor se conoce una ciudad.
    ¡Me has traido muy buenos recuerdos de dos semanas que yo pasé en Edimburgo! De tus propuestas destacaría el precioso paseo por Dean Village, que es como entrar en un pueblecito del campo, pero dentro de la ciudad; y las subidas a Carlton Hill y Arthur’s seat, aunque yo creo que a este último habría que darse mucha prisa para llegar a la cima en solo 15 minutos (o a lo mejor es que no estaba muy en forma).
    Solo añadiría una cosa, que si la estancia en Edimburgo es en agosto, el Fringe ofrece muchísimos espectáculos en la calle de los que se puede disfrutar sin pagar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.