‘Lo peor de lo peor’: las dictaduras más represivas del mundo

Estudio sobre las dictaduras más represivas del mundo

TAS01: PYONGYANG, July 20. - North Korean leader Kim Jong Il (left) and Russian President Vladimir Putin shake hands after they signed a joint declaration in Pyongyang on Wednesday. Under the declaration, the two sides agreed to develop and strengthen bilateral relations, and to expand economic cooperation. The declaration also reflects Russia's and North Korea's positions on the most important international issues. (ITAR-TASS photo/ Sergei Velichkin, Vladimir Rodionov) ----- ÒÀÑ. Ðîññèÿ. Ìîñêâà. 20 èþëÿ. Ðàáî÷èé âèçèò ïðåçèäåíòà Ðîññèè Âëàäèìèðà Ïóòèíà â ÊÍÄÐ. Íà ñíèìêå: ïðåçèäåíò Ðîññèè Âëàäèìèð Ïóòèí /ñïðàâà/ è ðóêîâîäèòåëü ÊÍÄÐ Êèì ×åí Èð ïîñëå ïîäïèñàíèÿ Ñîâìåñòíîé ðîññèéñêî-êîðåéñêîé äåêëàðàöèè â Ïõåíüÿíå. Ôîòî Ñåðãåÿ Âåëè÷êèíà è Âëàäèìèðà Ðîäèîíîâà (ÈÒÀÐ-ÒÀÑÑ)

En los informes sobre derechos humanos, varios países destacan sobre los demás por tener regímenes autoritarios muy radicales. Una lista de los dictadores más totalitarios del panorama político mundial.

En su análisis anual Libertad en el Mundo 2011, la fundación Freedom House clasifica estados y territorios como ‘libres’, ‘parcialmente libres’ y ‘no libres’ de acuerdo con un exhaustivo cuestionario sobre los derechos humanos y las libertades políticas e individuales.

La actividad de esta organización no está exenta de polémica: está sufragada por el gobierno de Estados Unidos y hay quien denuncia que su concepto de ‘libertad’ no es más que un instrumento de propaganda norteamericana.

Sin embargo, y aunque en algunos casos su criterio puede ser discutido, el informe es bastante certero en lo que llama The worst of the worst (literalmente, ‘lo peor de lo peor’), es decir, los países donde las libertades están más restringidas. Otras organizaciones como Reporteros sin Fronteras (RSF) o Human Rights Watch (HRW) coinciden: estos son los peores dictadores del mundo.

Corea del Norte, programa nuclear y gulags

«Algunos gobiernos son tan opresivos que no puede existir abiertamente ningún movimiento de derechos humanos local» dice Human Rights Watch en su Informe 2010. «Nadie se atreve», apunta. Corea del Norte, gobernada por el ‘amado líder’ Kim Jong Il en una dictadura comunista de culto a la personalidad, es uno de ellos.

Es uno de los estados más cerrados del mundo, casi imposible de visitar. Temido por Occidente por su programa nuclear, el régimen coreano mantiene en la pobreza a gran parte de su población. Cientos de miles de personas están encerrados en campos de trabajo donde son sometidos a torturas. Kim Jong Il lleva 16 años en el poder tras heredarlo de su padre, y ahora señala a su hijo, Kim Jong Un, como sucesor.

Turkmenistán, el país de los dictadores excéntricos

El anterior dictador de esta antigua república soviética, Saparmurat Niyazov, prohibió el pelo largo y cambió el nombre del mes de abril por el de su madre. Tras su muerte en 2006, el dentista Gurbanguli Berdimuhamedou ganó unas elecciones a las que sólo se presentaban miembros del partido único.

[publi]

Además de seguir con las excentricidades de su predecesor, Berdimuhamedow sigue gobernando un régimen autoritario sin libertad de prensa y a cuyos ciudadanos les está prácticamente vetado salir al extranjero. «Ninguna organización independiente ha obtenido permiso para llevar a cabo investigaciones sobre abusos a los derechos humanos en el país», dice HRW.

Uzbekistán y las torturas medievales

Todos los países ex-soviéticos de Asia Central, excepto Kirguistán, están hundidos en las garras del autoritarismo, pero raramente son molestados por las democracias occidentales. «El régimen uzbeko sabe que si satisface las exigencias occidentales -disponer de bases militares entre Rusia y China, derecho de paso para suministros necesarios en el conflicto afgano, y acceso a recursos energéticos-, nunca tendrá nada que temer», explicaba la escritora Monika Zgustova en un artículo publicado en El País. Incluso España tiene intereses en la zona tras firmar contratos para enviar trenes a Uzbekistán y Kazajstán.

El líder uzbeco, Islam Karimov, lleva dos décadas gobernando un régimen de terror en el que, según destaca la revista Foreign Policy en su lista de dictadores, «etiqueta a cualquiera que le desafíe como un ‘terrorista islámico'», excusa que utiliza para someterlos a torturas horribles: Karimov se hizo famoso en 2003 por hervir a dos personas vivas, entre otras atrocidades que comete sin apenas condena internacional.

Libia, la dictadura más larga

«Un excéntrico egoísta tristemente célebre por sus indescrifrables y pomposos discursos e igualmente erráticas políticas» es la descripción que hizo Foreign Policy sobre el dictador libio, Muamar al Gadafi, un dinosaurio que lleva gobernando el país africano cuarenta años.

La libertad de prensa, de asociación y de expresión estan muy limitadas (en 2003 un autor fue condenado a 15 años de cárcel por escribir una novela sobre los derechos humanos). Sin embargo, después de cuatro décadas, el régimen ha iniciado un ‘lavado de cara’ que ha sido aprovechado por Estados Unidos y Europa para estrechar lazos con el dictador «guiados por intereses de negocios y la cooperación de Libia en la lucha contra el terrorismo y la inmigración ilegal», según denuncia HRW.

Sudán y el genocidio de Darfur

La dictadura sudanesa se verá previsiblemente debilitada si se confirma la emancipación en referéndum de Sudán del Sur, zona donde se encuentran la mayoría de las reservas petrolíferas del país.

Omar al Bashir ha dirigido el país durante veinte años, agitando a sus guerrillas pro-islamistas contra los rebeldes del sur en uno de los conflictos más sangrientos del siglo XX. Al Bashir cuenta con el dudoso honor de ser el primer jefe de Estado en ejercicio contra el que la Corte Penal Internacional emite una orden de busca y captura, acusándolo de genocidio en Darfur. El dictador se pasea impunemente por los países que ignoran la orden de arresto, como Egipto o Libia, y es probable que convierta Sudán del Norte en una república islámica radical tras la división del país.

Birmania, dictadura militar tradicional

Foregin Policy le da a la rebautizada Myanmar la medalla de bronce como la tercera peor dictadura del mundo, RSF tiene al país en el quinto puesto por la cola en libertad de prensa y Freedom House le da, como al resto de los regímenes aquí citados, un 7 de 7 en restricción de libertades.

El general Tan Shue tiene la imagen del típico dictador, con traje de militar lleno de medallas autoimpuestas. Ha gobernado durante dos décadas también con puño de hierro, hasta el punto de que prohibió la entrada de especialistas y se apropió de la ayuda humanitaria tras el ciclón que asoló el país en 2008 dejando miles de muertos. En 2010 ganó por primera vez unas elecciones denunciadas como fraudulentas y en las que no participó el principal partido de la oposición, encabezada por la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi.

Guinea Ecuatorial, ejemplo de cleptocracia

El país africano es formalmente una democracia, pero en realidad sólo dos partidos aparte del que lleva 31 años en el poder están permitidos. Guinea Ecuatorial es un país rico en petróleo, pero según alerta HRW el 77 por ciento de la población vive con menos de un dólar al día.

Mientras, el presidente Teodoro Obiang y su familia amasan, según Foreign Policy, una fortuna de más de 600 millones de dólares. «La extraordinaria riqueza en petróleo de Guinea coloca a su PIB per cápita en paridad con muchos estados europeos- lo haría si estuviera compartido», explica la publicación. Las torturas a prisioneros políticos también son comunes en este país, adonde España envió una legación diplomática en 2009 que según HRW se centró en reforzar lazos diplomáticos sin entrar a valorar los abusos de los derechos humanos.

Eritrea, servicio militar de por vida

La antigua colonia italiana es, para RSF, el país con menos libertad de prensa del mundo. Para Foreign Policy, el dictador Isaias Afeuerki «ha convertido a su país en una prisión estatal en la que los medios independientes están clausurados, las elecciones son categóricamente rechazadas, el servicio militar indefinido es obligatorio, y el gobierno apoya más a los militantes somalíes que a su propio pueblo».

Afeuerki fue el primero y ha sido el único presidente de este estado, que se independizó en 1993 tras pasar por manos de italianos, británicos y etíopes. Tras formar parte activa en las guerrillas revolucionarias puso al país bajo su yugo en una dictadura en la que, según HRW, «las detenciones arbitrarias, la tortura, los asesinatos extrajudiciales, las restricciones severas en la libertad de expresión y culto y los trabajos forzados son moneda común».

Millones de personas viven bajo el arbitrario mandato de estos líderes autocráticos, que no son los únicos: sólo son el máximo exponente de las alrededor de 40 dictaduras que se estima que hay en el mundo.

GURBANGULY BERDIMUHAMEDOV GURBANGULY BERDIMUHAMEDOV

11 Comments

  1. […] que Pekín mira hacia otro lado en cuestiones de derechos humanos a la hora de hacer tratos con regímenes dictatoriales, aun cuando ellos mismos han sido objeto de secuestros y atentados en algunos países africanos. […]

  2. […] derechos humanos lejos de sus fronteras -muchos estados colaboran económica o políticamente con dictaduras-, pero, dentro de su territorio y en comparación con otros lugares del mundo, es una zona bastante […]

  3. […] McCrum, el globish permite que los movimientos de oposición de países dominados por dictaduras accedan a información y se den a conocer en el mundo a través de este inglés simplificado. […]

  4. […] una vez un líder que no era visto con buenos ojos por Occidente. En parte porque era un dictador y en parte porque era, o al menos se declaraba, socialista. Un buen día a la comunidad […]

  5. y la dictadura despotica y asecina de los hermanos castro esa es la mas agusadora es ladictadura todo las semana inventa una agrecion de la usa para reprimir a los cubanos con enquietudes politicas

  6. Demócrata dice:

    Para mi serían todos los dictadores como alguno de estos
    Un dictador asesino: Josef Stalin
    Un dictador loco: Adolf Hitler
    Un dictador carnicero: Idi Amin Dada
    Un dictador ladrón: Mobutu Sese Seko
    Un dictador tonto: Hugo Chávez

  7. Marco Pontes dice:

    y que paso con las dictaduras de america latina, acaso las unicasa atrocidades del mundo se comete haya, por que conozco muchas dictaduras aun peores, o por lo menos debieron de hacer un listado de otras dictaduras en el mundo

  8. Pablo dice:

    ¿Y qué hay de esas otras dictaduras más amigas de Occidente como Arabia Saudí, en donde se decapita públicamente a la gente?
    ¿Todos esos informes generalmente procedentes del mundo anglosajón no deberían empezar a dejarse un poco más de lado y empezar a tener en cuentas informes de organizaciones con un punto de vista menos euro-yanquicentrista?

  9. ABEL REYES TELLEZ dice:

    LA DEMOCRACIA CRISTIANA GARANTIZA EL ESTADO SOCIAL DEL DERECHO

    La democracia cristiana, defiende el desarrollo humano integral, el fortalecimiento de las Instituciones del Estado Social de Derecho, el protagonismo de la Sociedad Civil y la vigencia de una economía social de mercado. Como corriente ideológica, busca diferenciarse de la izquierda y de la derecha,

    La democracia cristiana en la animadora doctrinal de muchos partidos políticos, inicialmente de signo católico, que surjan en Europa durante las últimas décadas del siglo pasado. Conviene precisar que la mayoría de estos partidos no responderán en sus inicios a la matriz doctrinaria demócrata cristiana, la cual se reconocerá como referente de forma gradual.

    El Estado social es un sistema que se propone de fortalecer servicios y garantizar derechos considerados esenciales para mantener el nivel de vida necesario para participar como miembro pleno en la sociedad.

    La Democrático y Pluralista, inspirado en el Humanismo Cristiano, que promueve el desarrollo humano integral, el fortalecimiento de las Instituciones del Estado Social de Derecho, el protagonismo de la Sociedad Civil y la vigencia de una economía solidaria; para esto buscamos el acceso al poder político como herramienta para la consecución del bien común, la equidad, la consolidación de la democracia y el ejercicio de la ética social, en una comunidad de personas libres e iguales en la diversidad.
    Buscamos de la justicia social, las libertades democráticas y la necesidad de contribuir al país con cuadros dirigenciales formados académicamente con actitud ética y conocimiento al servicio del bien común.

    La democracia, por su propia naturaleza, es un proceso caracterizado por una enorme diversidad. Tan diversa como grupos humanos puedan existir con diferentes circunstancias, necesidades y aspiraciones. Por el contrario, los regímenes absolutistas, autoritarios, teocráticos, totalitarios o dictatoriales adolecen a través de la historia del mismo patrón nefasto de centralización del poder bajo el disfraz de la “unidad nacional”. Contrastan los sistemas auténticamente democráticos, porque cuanto más lo son, mayor es su tendencia a la descentralización.

    La democracia es un concepto básico que implica el consenso de los gobernados para otorgarle un mandato administrativo a sus gobernantes. Un mandato que, en una democracia auténtica, se modifica con las circunstancias cambiantes y evoluciona de conformidad con la voluntad de los gobernados. Una voluntad que surge del consenso nacional necesario para el mantenimiento de un estado de derecho, pero que se manifiesta mediante mecanismos de consulta popular en las cuestiones cotidianas que deben resolverse por decisión mayoritaria.

    La democracia participativa es una obra de todos, incluso de los perdedores en el proceso político de tomar decisiones, porque todos contribuimos a la controversia enriquecedora de la diversidad.

    La democracia participativa auténtica no es más que un medio político que exige una capacidad de intervención directa y eficaz de cada ciudadano, estructurada por un estado de derecho, en el proceso de tomar decisiones en todos los niveles de la vida pública. Jacques Maritain, un filósofo francés que fue precursor de la ideología política demócrata cristiana,

    La Democracia Cristiana con posterioridad a la 2° Guerra Mundial. Como se sabe los partidos inspirados en esta doctrina resurgirán con gran vigor después de la última conflagración mundial, cumpliendo un importante papel en la consolidación de la democracia y el surgimiento de la comunidad europea. Su acción a favor del bienestar y la calidad de vida de la población no ha sido desdeñable, aún cuando evidentemente no hayan concretado en su totalidad los ideales y anhelos de la vieja democracia cristiana. También, y ello resulta explicable por las circunstancias históricas, sus planteos y acciones se encontrarán asímismo signados por su confrontación con los modelos del rígido colectivismo imperante por entonces en otros países del mundo.

    Al terminar la segunda guerra mundial y reorganizarse el mundo de acuerdo con nuevos esquemas jurídico-políticos, la democracia fue adquiriendo también nuevos calificativos. La tradicional democracia individualista y liberal recibió el adjetivo de “clásica” de acuerdo con las normas y patrones a que se habían ajustado los procesos democráticos, desde el siglo XVIII, en Inglaterra, Estados Unidos y Francia. Y a los estados de los diversos continentes que adoptaron este modelo, al menos formalmente, se les llamó países de “democracia clásica”. El esquema era el del viejo estado liberal de derecho, aunque con renovaciones y actualizaciones que imponían las circunstancias. Esas renovaciones iban por la línea de un neoliberalismo reformista, en el que había una mayor intervención del estado en el régimen de la propiedad, del trabaj o y de la distribución de la riqueza.

    En abril de 1947, precisamente en la ciudad de Montevideo, se reunirá un grupo de personalidades que en Latino América compartían el ideario demócrata cristiano. En este encuentro se sentarán las bases de lo que después será el movimiento demócrata cristiano y el inicio de los partidos que en el Continente se funden inspirados en esta doctrina. Dicha reunión será convocada por el uruguayo Dardo Regules y los chilenos Eduardo Frei Montalva y Tomás Reyes Vicuña, el argentino Manuel Ordóñez, el brasileño Alseu Amoroso Lima, -más conocido por su seudónimo de escritor, Tristán de Athayde-, y finalmente Rafael Caldera que se adherirá pero no podrá concurrir porque la dictadura venezolana habrá de impedírselo. También concurrirá como invitado Eduardo Cayota, fundador en 1904 de la Unión Democrática Cristiana del Uruguay. En este congreso se creará asímismo la Organización Demócrata Cristiana de América, -ODCA-. En el año 1949, los participantes volverán a reunirse, también en Montevideo, testimonio de su firme resolución de impulsar y concretar en América el movimiento.

    Una visión global y ecuánime sobre la historia del movimiento demócrata cristiano, revela la variedad de los caminos recorridos por éste, como asímismo, su aporte a la construcción de una sociedad a forjarse sobre la base de la justicia y la solidaridad.

    Otra calificación de la democracia en los años que siguieron al triunfo de los aliados, fue la de la “democracia cristiana”, que tuvo vigencia por un largo periodo en Italia, con el gobierno de Alcide de Gasperi, y en Alemania Federal, con el liderazgo del viejo canciller Konrad Adenauer. A esa democracia, inspirada en la doctrina cívico-política de la iglesia católica, expuesta en las encíclicas de los papas, y especialmente en las alocuciones radiofónicas de Pío XII, se le aplicó también el título de “democracia social”, de inspiración cristiana. En este tipo de democracia hay un mayor respeto a la libertad personal y a la iniciativa privada, sin que se deje de reconocerla necesidad de la intervención estatal en los procesos económicos. Pero esa intervención debe estar normada por los principios de solidaridad y subsidiariedad, a fin de evitar cualquier totalitarismo estatal.

    La Democracia Cristiana sostiene fundamentalmente el gobierno de la Ley, en oposición al mando arbitrario de los hombres.
    Tanto en la conducta individual cuanto en las relaciones sociales, el hombre debe obrar, no según los impulsos de su prepotencia o capricho, sino según la ley, cuyo origen y razón de obligatoriedad derivan de Dios y cuyo cumplimiento satisface las aspiraciones humanas.
    En lo social-político la primacía de la ley se realiza adecuadamente sólo mediante la ley positiva. Dicha ley ha de ser democrática por su concreto origen popular y válida por su sanción de los derechos naturales inherentes a la persona humana y por su ordenación al bien común.

    La democracia Cristiana orgánica quedó así en el transfondo de las instituciones políticas en espera de mejores tiempos. Quizá algún día pueda prestar buenos servicios si se le asocia con la libertad política proveniente del pluralismo ideológico de una genuina democracia. La idea organicista, bien entendida, ha seguido inspirando diversos movimientos en la actualidad, en los que se pone de relieve la importancia y necesidad de la solidaridad humana en la vida social y política.

    La Democracia Cristiana somos defensores del Estado de Derecho y la Democracia, en lo político, en lo social, en lo cultural y por ende en materia laboral. Estabilidad laboral para los obreros y campesinos, educadores, profesionales de la salud, hombres y mujeres entregados a una digna labor.

    La Demócrata Cristiano sostiene como una de sus características esenciales un régimen social de libertad.
    La libertad es una e indivisible: no hay libertad religiosa sin libertad política y no hay libertad política sin libertad económica. A cada derecho humano corresponde un deber y tiene que ser amparado por una libertad política que el Estado debe reconocer. Es a través de la libertad que el hombre debe alcanzar su bien individual; pero, es también con su buen uso que debe contribuir al bien común.

    La Democracia Cristiana por principios está en contra de todo tipo de presiones políticas sobre los medios de comunicación y nunca apoyará medidas que establezcan un sistema jurídico que limite la libertad de expresión, afecte el derecho de informar,

    Hay así multiples adjetivos de la democracia, si se toman en cuenta sus diversas formas de realización.Pero, en el fondo, hay que luchar por una democracia auténtica, por una democracia Lo importante es que los pueblos sepan vivir con libertad, dignidad y justicia. Y que sepan defender los valores democráticos hay que distinguir, ante todo, entre la democracia formal y la democracia real.

    ABEL REYES TELLEZ.
    PRESIDENTE NACIONAL
    PARTIDO SOCIAL CRISTIANO
    NICARAGUENSE.PSC.
    TEOLOGO ESCRITOR CRISTIANO.
    EMAIL.PSCNICARAGUA@HOTMAIL.COM

  10. ABEL REYES TELLEZ dice:

    CARACTERISTICAS DE LAS DICTADURAS

    La dictadura es una forma de gobierno autocrática, en la cual el poder
    se concentra en torno a la figura de un solo individuo (dictador),
    estableciéndose un gobierno de facto (de hecho o non de iure) que
    controla los poderes del estado y legitima su poder en base al dominio
    de la fuerza.

    Dictatūra) es una forma de gobierno en la cual el poder se concentra en
    torno a la figura de un solo individuo (dictador), generalmente a través
    de la consolidación de un gobierno de facto, que se caracteriza por una
    ausencia de división de poderes, una propensión a ejercitar
    arbitrariamente el mando en beneficio de la minoría que la apoya, la
    inexistencia de consentimiento alguno por parte de los gobernados y la
    imposibilidad de que a través de un procedimiento institucionalizado la
    oposición llegue al poder.”

    Aunque muchos dictadores han obtenido el título de Presidente, ciertos
    sectores opositores a una dictadura suelen considerar que ello tiene
    como único propósito aparentar una legitimidad que no poseían; por el
    contrario, los grupos afines consideran que afianza la calidad de
    legítimo a dicho tipo de gobierno, y en particular, a quienes ejercen el
    poder del Estado.”

    Históricamente, dictadura también hacía referencia a la magistratura extraordinaria de la Antigua república romana.

    En una dictadura, los líderes no se renuevan periódicamente por sufragio
    universal, libre, directo y secreto. De este modo, aunque el dictador
    alcance el poder en unas elecciones democráticas (como Adolf Hitler en
    la Alemania nazi) no transcurre mucho tiempo tras la elección antes de
    que el dictador prohíba todos los partidos políticos (salvo el suyo, si
    no se trata de una dictadura militar) e imposibilite así posteriores
    elecciones democráticas. Incluso puede suceder que por razones
    propagandísticas periódicamente se orquesten desde el poder votaciones
    manipuladas que otorguen una pátina democrática al gobierno y muestren
    el fervor popular que suscita entre la población.

    La dictadura es la forma de gobierno que se concentra en las manos, o de
    una sola persona (denominada dictador) o de un grupo de personas afines
    a una ideología o movimiento, los cuales poseen el poder absoluto,
    controlando éste los cuatro poderes del estado: el legislativo, el
    ejecutivo y el judicial.Electoral, Aunque muchos dictadores han obtenido el título
    de Presidente, ciertos sectores opositores a una dictadura consideran
    que esto trae el único propósito de aparentar una legitimidad que no
    poseían, por el contrario, los grupos afines de una dictadura en
    particular consideran que afianzan la calidad de legítimo a tal tipo de
    gobierno, y en particular, a quienes posean el poder del Estado. Las
    dictaduras se caracterizan por ostentar poderes extraordinarios, a
    menudo no constitucionales, o de facto,

    Que es una dictadura? Es una forma de gobierno que se basa en deseos
    propios de una sola persona o de un reducido grupo de personas que,
    logicamente, rinden “pleistecia” a un gobernante. A esta persona se la
    llama dictador/ra.

    ¿Cuales son las caracteristicas para identificarla? Es simple. La vas a
    reconocer, cuando el gobierno de tu pais te obligue a realizar actos o
    acciones que no esten de acuerdo con tu ideologia. Cuando debas beber y
    comer lo que el dictador desida que debes beber y comer.

    Sobre los derechos humanos violentados en cualquier dictadura, diríamos
    que el derecho a la libertad, el derecho al sufragio o voto, derecho a
    la libre expresión, derecho a la participación política, en casos de
    toque de queda se violenta el derecho al tránsito y depende de la
    gravedad del asunto se violentaría el derecho fundamental a la vida!

    Las Naciones Unidas tienen el compromiso de apoyar, fomentar y proteger los derechos humanos de todas las personas. Este compromiso tiene su origen en la Carta de las Naciones Unidas, que reafirma la fe de los pueblos del mundo en los derechos humanos fundamentales y en la dignidad y el
    valor de la
    persona
    humana.

    Hace cuarenta dos años, un joven coronel libio, de nombre Muamar Gadafi,
    derrocó a la monarquía pro Occidental de su país, e instauró, en su
    lugar, una férrea dictadura basada en el Islam y el socialismo. Por años
    su radicalización le costó el aislamiento del mundo; la nacionalización
    de sus empresas de hidrocarburos y la expulsión de militares europeos y
    norteamericanos le significaron muchos enemigos, y su cercanía con
    sectores radicales del Islam lo convirtieron en candidato a ser parte
    del “eje del mal”,

    La Revolución Árabe Egenplo el dictado Gadafi se instaló en Libia. Y aquí ha adquirido su rostro
    más violento. El gobierno de Gadafi ha desatado una masacre que muestra a
    los pueblos del mundo el horror de que son capaces los dictadores
    sumisos o no al imperialismo. Los bombardeos aéreos de manifestantes en
    la segunda ciudad más importante de Libia y el fuego recorriendo
    Trípoli, la capital, son testigos de esta masacre.

    Lo que está sucediendo en Libia es una sublevación popular en toda la
    línea. Una insurrección contra una dictadura que está probando que es
    sangrienta. La división en diferentes tribus, unas aliadas y otras
    supuestamente enemigas de Gadafi,
    Está en curso una insurrección en toda la línea, pero como sea que
    concluya este capítulo de la Revolución Democrática en Libia, no será
    con un sector del viejo régimen tratando de imponer una salida ordenada.
    No quedará piedra sobre piedra de ese régimen ni de su vetusto
    dictador.

    Marea Socialista se pronuncia categóricamente en solidaridad con el
    pueblo Libio y el pueblo árabe que lucha por conquistar libertad y
    democracia. Debajo del manto de mentiras o falsas interpretaciones
    interesadas está la realidad de un pueblo sojuzgado por casi medio
    siglo.
    Las transformaciones democráticas que piden los pueblos
    árabes no son solo el derecho al voto. Está también y sobre todo, la
    necesidad de una vida digna. Trabajo, nivel de vida, y perspectiva de un
    futuro negado por esos dictadores y sus regímenes. Los pueblos, las
    masas de esa región del mundo han encontrado el camino de la lucha para
    lograr lo que quieren. Ese fantasma recorre todos los continentes. Y en
    su lucha han abierto las puertas a la revolución internacional contra el
    capitalismo y sus regímenes de opresión y miseria.

    Gadafi amenazó el viernes con abrir los arsenales y armar
    a sus seguidores. Ayer, los aterrados habitantes de Trípoli pudieron
    comprobar en las calles de la capital cómo se cumplían las amenazas del Dictador. Pero la alarmante imagen de civiles armados patrullando
    Trípoli refleja también cuán sólo y asilado se encuentra ya el
    dictador, que apenas controla un 15 por ciento del país. Mientras, la
    presión internacional se incrementa sobre un régimen que tiene las
    horas contadas.
    El Consejo de Seguridad de
    Naciones Unidas se reunía de urgencia para debatir la imposición
    de sanciones sobre Libia, donde las naciones debatieron un embargo de armas y la
    solicitud a la Corte Penal Internacional para que investigue los
    posibles crímenes cometidos por el régimen durante la represión de las
    protestas.
    Sin embargo, según las informaciones
    que llegaban ayer de testigos en Trípoli, es muy posible que, para
    cuando la comunidad internacional se ponga de acuerdo para actuar
    contra Gadafi, el régimen se haya desmoronado por la presión de los
    libios. varios barrios de la capital volvieron a ser testigos de
    enfrentamientos entre opositores y fuerzas leales al ‘guía de la
    revolución’

    La vejez. Los Gobiernos también envejecen. Ver y oír a Hosni Mubarak
    pronunciando discursos totalmente desconectados de lo que estaba
    pasando en las calles de su país es el más reciente ejemplo de una
    dictadura aislada de su pueblo y del mundo, lenta en reaccionar y que, a
    pesar de sus costosos servicios de inteligencia, estaba patéticamente
    mal informada. Hay dictaduras que fallecen por “viejas” no solo debido a
    la avanzada edad o a la muerte de sus líderes, sino por la esclerosis
    de sus vetustas estructuras de gobierno.
    – La pelea por el botín. A veces la caída de un régimen se produce
    por peleas entre las élites en el poder y no entre el pueblo y su
    Gobierno. Las dictaduras habitan en un ecosistema de privilegios,
    alianzas y codependencias con los más variados actores: los militares,
    líderes regionales, grupos económicos y políticos, medios de
    comunicación, líderes religiosos, aliados extranjeros, etcétera. A veces
    este delicado equilibrio de poderes se rompe, desencadenando
    enfrentamientos que pueden llevar al fin del régimen. Algo de esto pasó
    recientemente en Túnez.

    – Errores mortales. Las autocracias pocas veces pagan altos precios
    por sus equivocaciones. Esto, en combinación con la propensión de los
    dictadores a rodearse de ayudantes que temen criticarlos o expresar
    desacuerdos, crea un ambiente donde los errores son frecuentes. Y alguno
    puede llegar a acabar con el régimen. Sadam Husein es un buen ejemplo
    de esto.

    La humanidad ha experimentado con gobiernos durante miles de años. Se ha
    probado prácticamente toda forma imaginable de gobierno: la monarquía,
    la democracia, el socialismo, el comunismo, el nazismo, el fascismo, la
    gobernación eclesiástica, la gobernación militar, el sistema feudal y
    otros.Pero ya ha pasado el tiempo de experimentar.Aunque se puede
    admitir que cada uno de los gobiernos políticos puede tener ciertas
    características deseables, ¿cuál de ellos no se malogra totalmente en
    otros aspectos que son precisamente de igual o más importancia?.

    Hablando con franqueza de ello, los esfuerzos para conseguir la cooperación internacional han naufragado en las rocas..

    ¿No debieran los hechos de la historia decir algo en cuanto a los
    gobiernos de hechura humana a la persona pensadora? ¿No ha resultado
    cierto,lo q dijo un profeta en la Biblia, que “el hombre gobierna al
    hombre para mal suyo?..

    En el caso de gobierno, existe una alternativa. Es medicina amarga solo para los que insisten en hacer las cosas a su manera,

    ABEL REYES TELLEZ
    PRESIDENTE NACIONAL
    PARTIDO SOCIAL CRISTIANO
    NICARAGUENSE.PSC.
    TEOLOGO ESCRITOR CRISTIANO
    EMAIL.PSCNICARAGUA@HOTMAIL.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.