Do you speak… Globish? El inglés como idioma universal

Académias de Inglés. Globish el idioma de la globalización

Las escuelas para estudiar inglés proliferan por todo el mundo (Daniel Lobo/Licencia Creative Commons Atribución-Compartir Igual)

Las escuelas para estudiar inglés proliferan por todo el mundo (Daniel Lobo/Licencia Creative Commons Atribución-Compartir Igual) [/caption]Se espera que para 2050 la mitad de los habitantes del mundo hablen inglés. Pero, cuando cada uno usa la lengua de Shakespeare a su manera, a veces es más fácil entenderse entre no nativos: no hablan inglés, sino globish. ¿Es el nuevo esperanto?

Cuando L. L. Zamenhof creó el esperanto a finales del siglo XIX, le faltaban dos instrumentos básicos: Internet y la globalización. El hecho de que ambos estén liderados por un país -o bloque- de habla inglesa, junto a otros factores entre los que se cuentan la expansión de las películas de Hollywood, ha hecho que en el siglo XXI reviva el concepto de la lengua universal, y que esta sea el inglés.

No obstante, cualquiera que esté empezando a aprender inglés se dará cuenta de que es más sencillo entender a un francés o a un argentino en este idioma que a un nativo estadounidense o británico. Desde hace décadas se ha intentado buscar un inglés simplificado, más fácil de enseñar y de hablar. El último en llegar y quizás el que más ruido ha hecho ha sido el globish.

¿Qué es el globish?

El término, como aparece a simple vista, es una combinación de los términos ‘global’ y ‘English’ –inglés-. Por cuestión de lógica, su traducción al castellano sería ‘globés’, aunque quizás le tome un tiempo a la Real Academia de la Lengua aceptar esta nueva palabra (otra matización es que su uso adecuado sería ‘Globish’, en mayúscula, que es como se escriben los nombres de las lenguas en inglés).

El concepto fue inventado -y registrado- por un antiguo directivo francés de IBM, Jean-Paul Nèrriere, que asegura que se dio cuenta, en las convenciones internacionales de negocios a las que asistía, que la comunicación entre no nativos era mucho mejor que la de estos que con angloparlantes, ya que los primeros usaban una versión más sencilla del idioma.

“El ‘globish’ es el inglés que se habla comúnmente en Estambul o en Montevideo”, explicaba Nèrriere en un artículo publicado en El País. “No es un inglés de ‘Yo Tarzán, tú Jane’, sino un lenguaje simplificado”, insistía en declaraciones a The Guardian.

Principios del globish

La biblia de los seguidores de este fenómeno fue escrita, cómo no, por el propio Nérriere, y se titula Globish the world over, o Globish para el mundo en su traducción al español. Sus pilares son un vocabulario  y una gramática sencilla.

Así, sólo se usan 1.500 palabras, que combinadas entre ellas (week-end) y con sufijos (im-possible) dan lugar a unas 5.000. De los doce tiempos verbales ingleses, utiliza diez, y aboga por no usar el lenguaje figurativo y evitar en la medida de lo posible los verbos frasales (una suerte de perífrasis en la que la combinación de un verbo y una o varias preposiciones da lugar a un nuevo significado, como ‘get up’ -levantarse-).

¿Es el globish un idioma?

Los defensores de la idea, y el propio Nèrriere, prefieren definirlo como un dialecto (el “dialecto mundial del tercer milenio”, en sus propias palabras), que no tiene por qué, ni debe, sustituir a la lengua de Chaucer. Nérriere asegura que es una herramienta útil para hacer negocios y para viajar, y que los hablantes nativos de inglés deberían aprender globish (si bien es cierto que cualquiera de ellos que haya estado en un ambiente internacional puede afirmar que, de manera natural, intenta reducir el nivel de idioma para hacerse entender sin necesidad de aprender nada).

El periodista de The Observer Robert McCrum, un auténtico fanático del tema y autor del libro Globish, afirma en su blog: “sí, los parisinos hablan inglés y los berlineses alemán, pero la nueva generación -a menudo hasta un nivel embarazoso- están usando lo que yo he llamado ‘globish’ como una forma de conectarse con la cultura global; música, películas y literatura”.

Para McCrum, el globish permite que los movimientos de oposición de países dominados por dictaduras accedan a información y se den a conocer en el mundo a través de este inglés simplificado. Incluso las recientes revueltas en el mundo árabe han sido retransmitidas en globish por Twitter y en vídeos grabados por sus protagonistas.

http://www.guardian.co.uk/theobserver/2006/dec/03/features.review37?INTCMP=ILCNETTXT3487

Críticas al globish y otras versiones

Los seguidores del globish insisten en que este fenómeno ha desprovisto al inglés de los matices colonialistas que tenía hasta ahora, por su histórica imposición por parte del Imperio Británico en sus dominios. Muchos críticos discuten que la importancia del inglés sea tal, y otros, más cerca de la realidad, aseguran que ya que se aprende el idioma, mejor hacerlo bien.

También se le ha reprochado a los teóricos del globish que no fundamentan sus teorías con datos y que no siguen sus propios principios -no son pocos los ejemplos en los que el manual, supuestamente escrito en globish, utiliza un inglés más complicado.

Desde luego, Nèrriere no ha sido el primero en intentarlo, ya que otros han tratado de simplificar el idioma antes. Entre los que han conseguido relativo éxito están el Inglés Básico –Basic English– y el Inglés Especial –Special English-. Ambos tienen los mismos principios que el globish (pocas palabras y frases cortas y fáciles).

El primero fue concebido en los años treinta como un método de enseñanza, con solo 850 palabras y 11 reglas gramaticales básicas, mientras que el Inglés Especial es la herramienta creada en 1959 por Voice of America, una emisora estadounidense que empezó a usar esta versión simplificada del idioma para informar a los inmigrantes con bajo nivel de inglés.

En todo caso, está bastante claro que, si la globalización sigue su camino actual, el inglés será cada vez más poderoso. Eso sí, sobre el poder de un idioma simplificado, como decía el columnista de The New Yorker Isaac Chotiner, “para mucha gente, el globish no será suficiente. También querrán aprender inglés”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.