Deuda, rescates… ¿Qué ocurre cuando un país quiebra?

Deudas, rescates ... la crisis económica

Desde que comenzó la crisis económica, palabras como quiebra, rescate o deuda aparecen cada día en los medios de comunicación. Pero ¿qué sucede realmente cuando un Estado no puede hacer frente a sus pagos y necesita de la ayuda de otros países para salir a flote?

La situación económica actual está forzando a muchos países a pedir rescates para salir de la crisis. Problemas como el impago de la deuda, la desconfianza de los inversores o la inflación de la moneda hacen que cada día la prensa bombardee a sus lectores con noticias sobre Estados en bancarrota. Sin embargo, pocos son los que conocen realmente por qué se generan estas circunstancias, aun cuando su país es susceptible de declararse insolvente. Grecia, Irlanda o Portugal ya han tenido que recurrir a organismos internacionales, ¿seguirá aumentando la lista?

¿Qué es la deuda?

En primer lugar, cada país cuenta con una serie de acreedores, es decir, personas y empresas que invierten en él con el fin de obtener beneficios. Estos se consiguen imponiendo unos intereses a lo destinado por el acreedor, de modo que la cantidad que se devuelve es mayor que la que se prestó al principio. La suma de dinero que un Estado tiene la obligación de pagar es la deuda. Al hablar de Estado, no se hace referencia únicamente al Gobierno central, sino también a Ayuntamientos, comunidades autónomas y otras corporaciones.

Existen varios tipos de deuda: por un lado, la privada y la pública. La primera se refiere al compromiso entre personas particulares. La segunda, al que contrae el Estado con otros individuos, países u organismos internacionales de crédito, como el FMI o en Banco Mundial (estos sólo conceden ayudas a aquellas naciones con dificultades de pago). Por otro lado, existen la deuda interna (la contraída con acreedores de origen nacional) y la externa (con inversores extranjeros).

¿Y si un Estado no puede pagar la deuda?

El hecho de que un país quiebre significa que no dispone de dinero suficiente para hacer frente al pago de sus deudas, sean del tipo que sean. En este caso, los perjudicados no tienen por qué ser los acreedores. Existen un tipo de seguros específicos para la deuda y títulos hipotecarios llamados ‘Credit Default Swaps’ (permutas de incumplimiento crediticio). Los CDS aseguran al inversor que podrá recuperar su dinero si la empresa, nación o particular al que se lo ha prestado quiebra. El coste de su contratación depende del riesgo que se asuma: a mayor peligro de impago, mayor precio y viceversa. Además, los CDS se acuerdan para una cantidad y durante un tiempo determinados. En este caso, quien podría salir perdiendo es la entidad que haya concedido el seguro.

Si un Estado deja de pagar su deuda, lo primero que le ocurre es que pierde la confianza de sus acreedores y del resto de particulares, empresas o países, que podrían haber invertido en un futuro.

[publi]

Los rescates económicos a los países en quiebra

Pero la cosa no se queda ahí. Si un país está a punto de declararse en bancarrota o ya lo ha hecho, es común que el propio estado pida una subvención para refinanciar sus deudas y mejorar su situación. A esto se le llama rescate: es una solicitud de ayuda a los organismos internacionales para evitar el colapso económico.

Sin embargo, los rescates no se conceden sin condiciones. El país en cuestión debe presentar ante el resto un plan de salida de la crisis. Esto suele conllevar recortes sociales, salarios más bajos y, en definitiva, descontento de la clase popular. En países como Grecia o Islandia, las revueltas en contra de los planes de austeridad han sido notables, llegando los segundos a hacer dimitir a todos los componentes del Gobierno.

Consecuencias de un rescate económico

En primer lugar, la prima de riesgo aumenta. Es decir, si cada vez tiene que pagar más por sacar a la venta su deuda, significa que los demás inversores no confían en la solvencia de ese país. Esto sucede porque su situación económica es inadecuada y susceptible de seguir empeorando. La rentabilidad normal se mide con la que ofrece Alemania, el país más solvente, que paga a sus acreedores 2,6 euros por cada 100 invertidos.

En segundo lugar, al declararse la insolvencia de un Estado, descienden los índices bursátiles. Estos son los indicadores bancarios que resumen qué ha sucedido con un conjunto de acciones en un período de tiempo a partir de unos valores con algo en común. Si cae un valor en bolsa, los accionistas pierden dinero y dejan de invertir en empresas del país, por lo que se entra en un círculo vicioso de empobrecimiento.

Por último, la ya mencionada pérdida de confianza tiene consecuencias negativas sobre el sistema financiero del Estado. Al declararse en suspensión de pagos, todos los bonos de deuda emitidos se devalúan debido a la poca demanda. Esto da lugar a la inflación: la moneda del país tiene menos valor, por lo que los precios suben y el salario real disminuye. En consecuencia, las empresas se ven obligadas a reducir la plantilla e incluso a cerrar, lo que implica una situación de pobreza cada vez mayor.

Después de recibir el rescate, el país deberá hacer frente a su crisis con un plan de austeridad y, tras unos años de recuperación progresiva, devolver el dinero prestado a los organismos monetarios.

URL de la imagen: http://www.flickr.com/photos/rednuht/479370088/in/photostream/

16 Comments

  1. RICARDO dice:

    Cuando un país quiebra, o peor aún tiene que salirse del Euro,¿que ocurre con los bonos o deuda de otros paises comprada por un ciudadano del país quebrado o apartado del Eur?

    • carlos morillo merino dice:

      Hola Ricardo,

      Sin ser un experto yo diría que lo comprado, comprado está. El bono tiene un tipo de interés que el país debería de pagar, al pertenecer a la U Europea se supone que cuando se compró el bono sería a un interés más bajo dada la confianza que genera el pertenecer al Euro, cosa que al no pertenecer el pais tendría que pagar un interés más alto a cualquiera dispueto a comprar su deuda.

      Otra cosa puede ser que el pais, y en este caso grecia, salga del euro y no haga nada para evitar entrar en bancarrota (cosa que dudo mucho) en ese caso no sabe nadie lo que pasaría con ese bono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.